Home > Economía > Reflexiones sobre la masacre de Orlando. Por Eloy Soneyra

Reflexiones sobre la masacre de Orlando. Por Eloy Soneyra

La matanza en Orlando fue adjudicada por algunos ideólogos, a la posibilidad que tienen los ciudadanos  estadounidenses de  comprar armas, olvidando que en la mayoría de los casos, las muertes son acciones de psicóticos, mientras que millones de personas no producen esas masacres pues   las adquirieron por deporte, tiro al blanco, a la paloma, la  caza o para defender  la vida propia o de terceros, pues el derecho a la vida implica el derecho a  la autodefensa; no advirtiendo que esa tenencia es causal de menores asesinatos en robos, pues los mal vivientes saben que las personas pueden defenderse y acabar con ellos, así en los estados del Tío Sam  donde se ha implementado, las violaciones disminuyeron un 75%.

En segundo lugar, algunos políticos de tinte izquierdista lo abordan sin el menor fundamento social, psicológico o político, como una crítica al sistema económico de los EE.UU, callando por otra parte que en el “Decálogo de Lenin” de 1913 se establecía “Registrar a todos aquellos que posean armas de fuego, para que sean confiscadas en el momento oportuno, haciendo imposible cualquier resistencia a la causa comunista.

En tercer lugar, desconocen que en cada uno de nosotros hay un Abel y un Caín, que si el primero no domina al segundo emerge el ansia asesina de tantos ejemplos en la vida ciudadana: un nieto que mata a su abuelo creador entre otros de tiras como la de Don Fulgencio, o el dentista que desbordado por su entorno familiar mata a su mujer, su suegra y dos hijas, o a dos hermanos que asesinan a sus padres ferozmente. Posición sostenida entre otros por George Orwell que mantiene que todos,  desde el empleado en el más bajo escalón al más alto ejecutivo, tenemos entre múltiples facetas la de ser Macbeth, que produce asesinos como Hitler, Stalin, Mao, Castro o el Che. Como el caso de la matanza de 77 personas por Anders Behring Breivik, el 22 de julio de 2011 en Noruega, o de los 8 escolares víctimas de las balas de Rafael Solich en Carmen de Patagones el 28 de septiembre de 2004.

Por otra parte el asesino obró por una homofobia nacida en la creencia que es un delito  prohibido en la mayoría de países islámicos, como en Arabia Saudí o Irán. Es de destacar que el Estado Islámico  (El) asumió el pasado domingo la autoría al criminal atentado, reportado por el portal Site, monitor de los fundamentalistas en Internet, y por el canal de televisión qatari “Al Yacira”, donde la directora de Site  Rita Katz calificó la matanza como “el mejor regalo para el Ramadan” y  “Que Alá pueda recibir a otros a hacer lo mismo”

Por último, comparando el número de víctimas por matanzas en EE.UU., país de 310 millones de habitantes, con un área geográfica de similar número, por ejemplo Alemania, Bélgica, Escocia, Finlandia  Francia, Noruega, vemos que  en el período 1996 a 2011, han tenido 144 muertos en ambos grupos.

Lo expuesto muestra la falta de base racional de las explicaciones de los ideólogos sobre las causas de las masacres.