Home > Aborto > Nueva victoria del lobby abortista

Nueva victoria del lobby abortista

El 21 de Agosto de 2017 será recordado como una de las más sonoras victorias de la cultura de la muerte en Hispanoamérica. Con un suficiente 6 a 4, los miembros de la Corte Suprema de Chile legalizaron el aborto en casos de violación, peligro de la vida de la madre y discapacidad del niño por nacer.

Chile, hasta ahora uno de los pocos países en dónde el aborto era totalmente ilegal, sin ninguna excepción, ha caído bajo la sombra del infanticidio prenatal. Su presidente, la lesbiana socialista Michelle Bachelet, cumplió diligentemente su promesa electoral. Poco sorprende, considerando la trayectoria Bachelet quien fuera directora Ejecutiva de la Oficina de Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres de la ONU.

Planned Parenthood, la organización no-gubernamental que más personas ha asesinado en el mundo (casi 8 millones desde los 70s) y Amnesty International celebraron la decisión como una “victoria”. Feministas y adúlteras en Chile podrán desde ahora ofrecer sacrificios humanos, sin las molestias de la ilegalidad, en el altar de la licencia sexual.

“Chile ha dado un paso más hacia la protección de los derechos de las mujeres y las jóvenes” dijo Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnesty International. “Esta reforma abre la puerta para que puedan disfrutar plenamente su sexualidad y derechos reproductivos”, agregó.

Leyes anteriores restringían el aborto a muy puntuales casos. La ley actual, que data de 1989 y fuera promulgada bajo la presidencia de Augusto Pinochet, prohibía el aborto sin más. Desde luego como en todos los otros países en los que el aborto era completamente ilegal, no había penalización si, para salvar la vida de la madre, indirectamente se perdía la del niño por nacer.

“La razón dada es ‘el derecho de la mujer a decidir'” dijo el Obispo Cristián Cordero de Puerto Montt mientras se debatía la ley. “¿Decidir sobre la vida y la muerte de tu hijo? ¿Quién te ha dado ese derecho?”

Legalizar el aborto “contradice el primer derecho humano, que es a la vida … tal como indica la Constitución Chilena”, remarcó.

Más allá de alguna voz valiente, en su conjunto, la pusilánime Iglesia Chilena tendrá que responder ante Dios, por el crimen que clama al Cielo que ha permitido.

Por su parte, Amnesty International precisó que ahora sólo quedan la República Dominicana, Haití, Honduras, El Salvador, Nicaragua, y Surinam como los únicos países que defienden absolutamente la vida de los niños por nacer. Ellos ya están en la mira de los mercaderes de la muerte.

Recemos por las almas de los santos inocentes que sufrirán esta muerte atroz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *