Home > Iglesia > Muere el cardenal Carlo Caffarra, quedan vivos sólo dos de los firmantes de la Dubia

Muere el cardenal Carlo Caffarra, quedan vivos sólo dos de los firmantes de la Dubia

El purpurado muere, como el cardenal Joachim Meisner, esperando una audiencia con el Papa que nunca llegó. Francisco se negó a responderle y a recibirle, a pesar de ser uno de los grandes cardenales de la Iglesia. 

Este miércoles 6 de septiembre ha fallecido a los 79 años el cardenal Carlo Caffarra, arzobispo emérito de Bolonia, fundador del Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia y referente en la defensa del matrimonio, la familia y la vida. La diócesis de Bolonia ha informado de que la celebración del funeral tendrá lugar el próximo sábado 9 de septiembre a las 11 horas en la catedral.

Carlo Caffarra nació el primero de junio de 1938 en Samboseto di Busseto, en la diócesis de Fidenza, en cuyo seminario se preparó para el sacerdocio.

Fue ordenado sacerdote el 2 de julio de 1961 y obtuvo un doctorado en Derecho Canónico por la Pontificia Universidad Gregoriana y un diploma de especialización en teología moral por la Academia Pontificia Alfonsiana.

Caffarra comenzó su ministerio como vicario parroquial de la Catedral de Fidenza, así como profesor de teología moral en el seminario de Parma y Fidenza. También enseñó ética médica en la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Roma, y en agosto de 1974 el Papa Pablo VI lo nombró miembro de la Comisión Teológica Internacional.

En septiembre de 1978 participó como representante de la Santa Sede en el Primer Congreso Mundial de la esterilidad humana y la procreación artificial, celebrado en Venecia.

En 1980, fue nombrado experto en el Sínodo de los Obispos sobre Matrimonio y Familia, y en enero de 1981, el papa Juan Pablo II lo nombró fundador y presidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia.

Se desempeñó como consultor de la Congregación para la Doctrina de la Fe durante cinco años a partir de 1983. También tomó parte en un estudio sobre ingeniería genética instituido por el Ministerio de Salud de Italia.

En 1988 fundó el Pontificio Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia en Washington DC, y posteriormente en México y España.

El 8 de septiembre de 1995 fue nombrado arzobispo de Ferrara-Comacchio, siendo consagrado obispo por el Cardenal Biffi y el Cardenal Re. El 16 de diciembre de 2003 fue nombrado arzobispo de Bolonia.

Con un amplio curriculum académico, se dedicó sobre todo a profundizar en la doctrina moral del matrimonio y a enfrentar la temática de la bioética en torno a la procreación humana.

Fue creado Cardenal presbítero en el consistorio del 24 de marzo de 2006. Recibió ese mismo día la birreta roja y el título de San Juan Bautista de los Florentinos.

En la Curia Romana fue miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y del Pontificio Consejo para la Familia, además de miembro del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y de la Congregación para las Causas de los Santos.

Presentó al Papa Francisco su renuncia como Arzobispo de Bolonia el 1 de Junio de 2013, por motivos de edad, renuncia que fue aceptada por Francisco el 27 de octubre de 2015, tras el Sínodo sobre la Familia. Poco antes del Sínodo había participado en Roma en un simposio organizado por La Nuova Bussola e InfoVaticana, entre otros medios, para pedir a los padres sinodales que protegiesen el matrimonio.

Puede leer la intervención de Caffarra aquí.

En junio de 2016, tras la publicación por el Papa Francisco de Amoris Laetitia, la exhortación apostólica postsinodal, Caffarra aseguró que “si el Papa hubiera querido cambiar el Magisterio precedente habría tenido el deber de decirlo de forma clara’.

El prelado señaló en una entrevista en La Nuova Bussola que el capítulo VIII de la exhortación apostólica Amoris Laetitia que aborda el tema de la comunión de los divorciados vueltos a casar “objetivamente no es claro”, pero sostuvo que “si el Papa hubiera querido cambiar el Magisterio precedente, que es clarísimo, habría tenido el deber, y el deber grave, de decirlo clara y expresamente”.

En noviembre de 2016, el cardenal visitó Ávila, donde ofreció una conferencia sobre el matrimonio. En ese contexto respondió a las preguntas de InfoVaticana sobre la exhortación postsinodal, algunos de cuyos puntos alabó fervientemente.

El 19 de septiembre de 2016 entregó, junto a los cardenales Walter Brandmüller, Raymond L. Burke y Joachim Meisner, cinco “dubia” al Papa Francisco pidiéndole que disipara las incertezas y clarificara  algunos puntos de la exhortación apostólica post-sinodal “Amoris Laetitia”. El Papa Francisco decidió no responder y los cuatro cardenales interpretaron esta decisión como una invitación a continuar la reflexión y la discusión serena y respetuosamente y la carta se hizo pública.

El motivo de esta petición al Papa, según los propios prelados explicaron, fue que tras la publicación de Amoris Laetitia se habían difundido ciertas interpretaciones de algunos pasajes de la exhortación post-sinodal, no divergentes de, sino contrarios al Magisterio permanente de la Iglesia.

Varios meses después de hacerse públicas las “dubia”, al seguir sin obtener respuesta, el cardenal Caffarra escribió una carta al Papa en la que, en nombre de los cuatro cardenales, solicitaba una audiencia. Este miércoles 6 de septiembre el cardenal Caffarra ha muerto esperando una audiencia con el Papa que nunca llegó. 

 

Fuente: https://infovaticana.com/2017/09/06/ultima-hora-muere-cardenal-caffarra/

One thought on “Muere el cardenal Carlo Caffarra, quedan vivos sólo dos de los firmantes de la Dubia

  1. Los dos cardenales que quedan vivos tendrán que cuidarse mucho porque la mafia infiltrada en el Vaticano va a proceder de la misma manera que con los dos que murieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *